Morada – 2014

Lo que se opone se une; de las cosas diferentes [nace] la más bella armonía.

A la naturaleza le gusta ocultarse.

No comprenden cómo lo que está en lucha consigo mismo puede estar de acuerdo: unión de [fuerzas] contrarias, como el arco y la lira.

Es necesario saber que el conflicto es comunidad, que la disputa es justicia, y que todo llega al ser por la disputa.

Heráclito de Éfeso (544ac-484ac), fragmentos.

En la urbe habitamos en la plena tensión entre lo público y lo privado, una  tensión entre el interior y el exterior, entre el rostro y la fachada. Estos mundos se conectan por un túnel, por un espacio, por una ventana. De esta tensión surge el sentido que conforma nuestra identidad.

En este ensayo participa gente que me quiere. En cada encuentro les indiqué realizaran una acción cotidiana, una costumbre dentro de su hogar, en el que la ventana sea parte fundamental de la acción. Y a partir de esta acción generar un retrato, que dialogue con las fachadas.