Raices – 2015

En esta serie la cámara se mantuvo durante 3 meses en el mismo lugar a la misma hora. Los primeros días provocaba una reacción de incomodidad. Con el paso del tiempo se transformó en parte de los elementos cotidianos. Las fotos fueron tomadas sin aviso. Fueron cerca de 500. Aquellas que publico son las que pude tener un intercambio con la persona retratada, les contaba de mi ensayo y se interesaban sobre ser parte del proyecto.

El banco es un espacio público para la pausa, la charla y el descanso. Un lugar de encuentro. Un escenario que nos encuentra performatizando nuestro rol en la sociedad. Rodeados de testigos desconocidos, aunque con la sorpresa de un encuentro especial.

Este trabajo fue parte de las muestras colectivas en el CC La Pajarera (2017) y Errante (2018) en el CC Vuela el pez